FCA / Noticias

La sequía como protagonista de la campaña gruesa

Un informe de la Cátedra Cultivos Extensivos (FCA – UNL) revela datos de interés sobre el déficit de lluvia de los últimos meses que genera impactos negativos importantes en la producción agropecuaria, que podrían agravarse si no llueve en los próximos días

La sequía como protagonista de la campaña gruesa (informe al 3 Marzo 2018)

El déficit de lluvia de los últimos meses ya genera impactos negativos importantes en la producción agropecuaria, que podrían agravarse aún más si no llueve en los próximos días.

La oferta Argentina de soja se proyecta actualmente en 47 millones T (toneladas), lo que significa una caída del 13 %  respecto a las primeras estimaciones de la campaña en curso y del 18 % en relación a la campaña pasada; mientras que la producción de maíz sería de 35 millones, inferior a los 40 millones esperados previamente (1).  

En la región, las precipitaciones se caracterizaron por ser inferiores al promedio histórico, de tipo convectivas, es decir con distribución desuniforme y no generalizada, donde sectores puntuales del Departamento Las Colonias durante el mes de febrero recibieron chaparrones entre 50 a 85 mm y en otras zonas, distrito Esperanza por ejemplo, la lluvia durante el mismo mes fue de solo 26 mm (cuadro1), momento crítico para la definición del rendimiento del cultivo de soja de primera.

Cuadro 1: Lluvias (mm) en Esperanza, campañas 2008/2009 (seca), 2017/18 e históricas

Meses

2008/09

2017/18

Histórico

Noviembre

64

77

115

Diciembre

42

83

113

Enero

25

52

126

Febrero

115

26

130

El cultivo de soja de primera ya ha definido el principal componente del rendimiento, el número de granos por superficie, y está transcurriendo la etapa final de llenado, de máximo tamaño de semilla (R6),  dependiendo el estado general del cultivo de las condiciones de suelo (rotaciones, capacidad de reserva agua, topografía del lote, etc.) sobresaliendo lotes manchonados donde el cultivo posee bajo o nulo crecimiento (Foto 1). En general, en los distritos de Santa María Norte, San Jerónimo Norte, Humboldt, Las Tunas, la reserva de agua de los suelos y la presencia de napa freática por las altas lluvias de 2017 contribuyó a atenuar el impacto de la sequía,  pudiendo la soja  “bombear” el agua y mantenerse. En noviembre 2017 mediciones del nivel de napa freática en diferentes distritos del departamento registraron valores entre 40 a 80 cm de profundidad, descendiendo la misma entre 1,8 a 2,5 metros en forma general en la región y en algunos casos a más de 4 metros, en mediciones tomadas a fines de febrero de 2018 (2).

En tanto que el cultivo de soja de segunda sobre trigo con fechas de siembra en las primeras semanas de diciembre, representa una superficie importante en la región, se encuentra en etapas reproductivas tempranas (R3-R5) con buena estructura de planta, presentando caída de hojas, flores y vainas, dependiendo de las próximas lluvias la mayor o menor pérdida de rendimiento (Foto 2). Los lotes de siembra tardía  enero (pocos en la región) se encuentran en estado regular a malo. También se observó que algunos lotes de soja se  destinaron a pastoreo.

En general se observan distintos grados de enmalezamiento, destacándose en la mayoría de los lotes la presencia de pantas aisladas de Amaranthus hybridus y Sorghum halepense (foto 3).

En cuanto a plagas el común denominador en las diferentes situaciones  es la presencia de trips y arañuela roja.

Los maíces de primera se encuentran en el inicio de la cosecha con rendimientos entre 50 a 85 qq/ha, cabe destacar que muchos lotes fueron destinados a picado para silo. Las condiciones de lluvia durante el momento de ocurrencia de la floración en maíz (R1) fueron escasas en general, siendo este período (30 días centrado en la floración) crítico para la definición del rendimiento. El estado de los maíces de segunda es   regular.

 

 

 

Fuente:   (1) Bolsa de Comercio Rosario.  (2) AER INTA Esperanza.

Informe de la Cátedra Cultivos Extensivos (FCA – UNL)